ANALYSIS LABORATORY
AGRI-FOOD AND ENVIRONMENTAL

NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it. Learn more

I understand

Más obligaciones para los agricultores y ganaderos en el Pacto Verde europeo

La Comunicación presentada por Bruselas recoge un avance de la futura estrategia comunitaria “de la granja a la mesa”, entre cuyos objetivos figura una disminución “significativa” del uso de pesticidas químicos, así como de abonos y antibióticos”.
 
La Comisión precisa, en concreto, que los planes estratégicos que deberán elaborar los Estados miembros para la aplicación de la futura Política Agraria Común (PAC) “deberán ser más ambiciosos” con el fin de lograr “una disminución significativa del uso de pesticidas químicos y de los riesgos que conllevan, así como del recurso a los abonos y los antibióticos”. “La Comisión -añade- definirá las medidas, incluidas las de carácter legislativo, necesarias para lograr esas reducciones basándose en un diálogo con las partes implicadas”. De acuerdo con el calendario de Bruselas, esas medidas legislativas se presentarán en 2021.
 
Asimismo, “las superficies dedicadas a la agricultura ecológica en Europa también deberán aumentar” y “la UE debe poner a punto métodos innovadores para proteger las cosechas de los parásitos y las enfermedades y estudiar el papel que pueden desempeñar las nuevas técnicas en la mejora de la sostenibilidad del sistema alimentario, garantizando que no suponen un peligro”.
 
Compensaciones
Aunque la estrategia “de la granja a la mesa” se presentará en la primavera de 2020, la Comunicación sobre el Pacto Verde europeo avanza también que, en el marco de la misma, la Comisión vigilará que los planes estratégicos nacionales se evalúen teniendo en cuenta “criterios sólidos en materia de clima y medio ambiente”. Estos planes “deberán conducir a prácticas sostenibles, como la agricultura de precisión, la agricultura ecológica, la agroecología, la agrosilvicultura, así como en normas más estrictas en materia de bienestar animal”.
 
Según la Comisión, “medidas tales como los eco-programas deberían recompensar a los agricultores que mejoren sus resultados en términos de medio ambiente y clima, incluida la gestión y el almacenamiento de carbono en los suelos, y que gestionen de forma más eficaz los nutrientes de forma que mejoren la calidad del agua y se reduzcan las emisiones”.
 
La Comisión hace un llamamiento a cambiar la forma de consumir
La Comisión reconoce que “la transición a sistemas más sostenibles ha comenzado” pero apunta que alimentar a una población mundial que crece rápidamente sigue siendo un desafío, ya que los métodos de producción de alimentos actuales siguen siendo una fuente de “contaminación del aire, del agua, del suelo, contribuyen a la pérdida de biodiversidad y al cambio climático y consumen cantidades excesivas de recursos naturales, al tiempo que se desperdicia una parte importante de los alimentos”.
 
La Comisión no se centra solo en la necesidad de modificar la forma de producir sino que hace un llamamiento a cambiar la forma de consumir. Señala asimismo que “los productos importados que no respeten las normas medioambientales pertinentes de la UE no están autorizados en la Unión”.
 
Cero emisiones
El objetivo principal del Pacto Verde europeo es una UE “caracterizada por la ausencia de emisiones netas de gases de efecto invernadero de aquí a 2050, en la que el crecimiento económico esté disociado de la utilización de los recursos”. La Comunicación presentada hoy es una primera hoja de ruta para lograrlo y en ella deben participar todas las políticas de la UE.

Fuente: agropopular.com