LABORATORIO DE ANALISIS
AGROALIMENTARIO Y MEDIOAMBIENTAL

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1. Uso de Cookies

Las “cookies” constituyen una herramienta empleada por los servidores Web para almacenar y recuperar información aportada por sus usuarios. No es más que un archivo de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con información aportación de las acciones realizadas por la página.

Poseen una fecha de caducidad, que puede oscilar desde el tiempo que dure la sesión incluso una fecha futura especificada, a partir de la cual dejan de ser operativas.

Para mayor información, visite el site del Departamento de Tratamiento de la Información y Codificación dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. FITOSOIL utiliza “cookies” para la personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios.

Las “cookies” empleadas por FITOSOIL se utilizan para permitir la identificación de usuarios registrados y no pueden leer datos de su disco duro ni incluir virus en sus textos. Asimismo, FITOSOIL no puede leer las “cookies” implantadas en el disco duro del usuario desde otros servidores.

En este sentido, el usuario pode configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las “cookies” o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada “cookie” y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Para eso le sugerimos consultar la sección de ayuda de su navegador para saber cómo cambiar la configuración que actualmente emplea.

Aun cuando el usuario configurara su navegador para rechazar todas las “cookies” o rechazara expresamente las “cookies” de FITOSOIL podrá navegar por el Portal con el único inconveniente de no poder disfrutar de las funcionalidades del Portal que requieran la instalación de alguna de ellas. En cualquiera caso, el usuario podrá eliminar las “cookies” implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

Esta página web utiliza Google Analytics, un servicio de análisis de estadísticas web proporcionado por Google, Inc., una compañía de Delaware con sed principal en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), QUE 94043, Estados Unidos (“Google”). Google Analytics utiliza cookies, que son archivos de texto situados en el ordenador del usuario para ayudar al sitio web a analizar el uso que hacen los visitantes de nuestra página. La información que genera la cookie acerca del uso del website (incluyendo su dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en los servidores de Estados Unidos. Google usará esta información y nos la presentará con el propósito de hacer un seguimiento del uso que se hace de nuestra página web recompilando informes de la actividad del site.

Google podrá transmitir dicha información a terceros cuándo así se lo requiera la legislación, o cuándo terceros procesen la información por cuenta de Google. La política de privacidad de Google pode ser consultada en http://www.google.com/intl/eres/privacypolicy.html.

2. Enlaces

La página corporativa ofrece enlaces la otros Web sites que pueden resultar de su interés. Aunque FITOSOIL trata de asegurar que los web sites de terceros cumplan los estándares adecuados en seguridad, no podemos garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en protección de datos en los mismos.

FITOSOIL no asume ningún tipo de responsabilidad, ni siquiera de forma indirecta o subsidiaria, por los daños y perjuicios de toda clase que pudieran derivarse del acceso, mantenimiento, uso, calidad, licitud, fiabilidad y utilidad de los contenidos, informaciones, comunicaciones, opiniones, manifestaciones, productos y servicios existentes y ofrecidos en los sitios Web no gestionados por esta administración y que resulten accesibles a través del Portal de FITOSOIL. No obstante, esta administración se encuadra dentro del apartado a) del artículo 17 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ya que esta administración respecto a enlaces facilitados en el Web, no tienen conocimiento efectivo de que la actividad o la información a la que remite o recomienda es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

Detectan la transmisión no intencionada de sustancias químicas desde los embalajes a los alimentos

Esta investigación define las estructuras químicas y otras características de los embalajes usados para conseguir una mayor durabilidad de los alimentos. Sin embargo, los científicos han demostrado en el artículo ‘Identification of non-intentionally added substances in food packaging nano films by gas and liquid chromatography coupled to orbitrap mass spectrometry’ publicado en la revista Talanta, la migración de sustancias no autorizadas para el uso y la fabricación de envases plásticos destinados a entrar en contacto con productos alimenticios desde los diferentes materiales estudiados a los propios alimentos.

De esta manera, demuestran cómo los plásticos a los que se añade algún aditivo que prolonga la vida útil del producto transfiere también otras sustancias que hay que tener en cuenta para evitar consecuencias imprevistas sobre la salud humana tras su consumo. “Por razones de seguridad alimentaria, el estudio de la migración no debe limitarse a los productos químicos esperados únicamente. El traspaso de otros compuestos también puede ocurrir de manera no intencionada y dependerá del tipo de polímero utilizado, el proceso de fabricación y la complejidad de los alimentos”, afirma a la Fundación Descubre la investigadora de la Universidad de Almería, Mª Jesús Martínez Bueno, autora del artículo.

Sustancias permitidas y desconocidas

En Europa, los materiales en contacto con los alimentos (FCMs o Food Contact Materials) se rigen por un reglamento marco del derecho comunitario europeo. “Estos aditivos deben ser probados para asegurar que no existen niveles perjudiciales para la salud humana. Sólo los incluidos en una lista aprobada por la UE se pueden agregar intencionalmente en la fabricación de plástico. Sin embargo, hemos confirmado que aún estos pueden derivar en otras sustancias”, añade la investigadora.

También están en vigor límites de migración específica para algunos compuestos, como el ftalato o el bisfenol-A de los que ya se conocen los efectos nocivos en la salud y existe la prohibición de su uso en productos que estén en contacto con alimentos o bebidas. Sin embargo, con este estudio se pone de manifiesto que existen plásticos que liberan sustancias que pueden transmitirse a los alimentos y de las que no se conocen las consecuencias a largo plazo sobre la salud humana.

Esto es debido a que el material utilizado para presentar el alimento puede deteriorarse por procesos de degradación, interacciones entre los distintos componentes o por las impurezas de la materia prima. Los FCMs pueden incluir aditivos funcionales y productos químicos orgánicos con diferentes características como antioxidantes, antimicrobianos, antiestáticos, antivahos, clarificadores o estabilizadores.

El personal investigador ha llevado a cabo pruebas de migración estandarizadas utilizando métodos de análisis basados en técnicas de espectrometría de masas de alta resolución, un sistema analítico que permite la separación y medida de la masa exacta de los iones que surgen tras la fragmentación de una molécula a la que se le ha suministrado una determinada energía.

Concretamente, han combinado la espectrometría de masas con plasma acoplado inductivamente (ICP-MS), para determinar de forma cuantitativa los elementos inorgánicos liberados desde los materiales de envasado estudiados, y técnicas de cromatografía líquida y de gases acopladas a sistemas híbridos de espectrometría de masas Q-Orbitrap para la identificación, caracterización y determinación de los compuestos orgánicos. Estos sistemas permiten obtener espectros moleculares completos en microsegundos. De esta manera, se obtienen todos los componentes de una manera más rápida y eficiente que con otros métodos utilizados anteriormente.

Las investigaciones se han desarrollado dentro del proyecto ‘ERANET-SUSFOOD. CEREAL Project’ del Séptimo Programa de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea junto con el Instituto Nacional de Investigación Agrícola y Alimentaria y Tecnología (INIA) de Madrid, y el Instituto de Polímeros, Compuestos y Biomateriales (IPCB) de Italia. El consorcio del este proyecto Europeo, dirigido por el profesor de la Universidad de Almería, Amadeo Rodríguez Fernández-Alba, comprende un total de ocho grupos de investigación líderes en diferentes áreas relacionadas con la calidad y seguridad alimentaria, la ingeniería química y la nanotecnología.

 

Fuente: dicyt.com