LABORATORIO DE ANALISIS
AGROALIMENTARIO Y MEDIOAMBIENTAL

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1. Uso de Cookies

Las “cookies” constituyen una herramienta empleada por los servidores Web para almacenar y recuperar información aportada por sus usuarios. No es más que un archivo de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con información aportación de las acciones realizadas por la página.

Poseen una fecha de caducidad, que puede oscilar desde el tiempo que dure la sesión incluso una fecha futura especificada, a partir de la cual dejan de ser operativas.

Para mayor información, visite el site del Departamento de Tratamiento de la Información y Codificación dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. FITOSOIL utiliza “cookies” para la personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios.

Las “cookies” empleadas por FITOSOIL se utilizan para permitir la identificación de usuarios registrados y no pueden leer datos de su disco duro ni incluir virus en sus textos. Asimismo, FITOSOIL no puede leer las “cookies” implantadas en el disco duro del usuario desde otros servidores.

En este sentido, el usuario pode configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las “cookies” o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada “cookie” y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Para eso le sugerimos consultar la sección de ayuda de su navegador para saber cómo cambiar la configuración que actualmente emplea.

Aun cuando el usuario configurara su navegador para rechazar todas las “cookies” o rechazara expresamente las “cookies” de FITOSOIL podrá navegar por el Portal con el único inconveniente de no poder disfrutar de las funcionalidades del Portal que requieran la instalación de alguna de ellas. En cualquiera caso, el usuario podrá eliminar las “cookies” implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

Esta página web utiliza Google Analytics, un servicio de análisis de estadísticas web proporcionado por Google, Inc., una compañía de Delaware con sed principal en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), QUE 94043, Estados Unidos (“Google”). Google Analytics utiliza cookies, que son archivos de texto situados en el ordenador del usuario para ayudar al sitio web a analizar el uso que hacen los visitantes de nuestra página. La información que genera la cookie acerca del uso del website (incluyendo su dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en los servidores de Estados Unidos. Google usará esta información y nos la presentará con el propósito de hacer un seguimiento del uso que se hace de nuestra página web recompilando informes de la actividad del site.

Google podrá transmitir dicha información a terceros cuándo así se lo requiera la legislación, o cuándo terceros procesen la información por cuenta de Google. La política de privacidad de Google pode ser consultada en http://www.google.com/intl/eres/privacypolicy.html.

2. Enlaces

La página corporativa ofrece enlaces la otros Web sites que pueden resultar de su interés. Aunque FITOSOIL trata de asegurar que los web sites de terceros cumplan los estándares adecuados en seguridad, no podemos garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en protección de datos en los mismos.

FITOSOIL no asume ningún tipo de responsabilidad, ni siquiera de forma indirecta o subsidiaria, por los daños y perjuicios de toda clase que pudieran derivarse del acceso, mantenimiento, uso, calidad, licitud, fiabilidad y utilidad de los contenidos, informaciones, comunicaciones, opiniones, manifestaciones, productos y servicios existentes y ofrecidos en los sitios Web no gestionados por esta administración y que resulten accesibles a través del Portal de FITOSOIL. No obstante, esta administración se encuadra dentro del apartado a) del artículo 17 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ya que esta administración respecto a enlaces facilitados en el Web, no tienen conocimiento efectivo de que la actividad o la información a la que remite o recomienda es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

La tierra cultivada en España es insuficiente para abastecer el consumo del país

El artículo, titulado ‘Land embodied in Spain’s biomass trade and consumption (1900–2008): Historical changes, drivers and impacts’ y publicado en la revista Land Use Policy, ha estimado el suelo requerido para producir biomasa, esto es, los productos agrarios y forestales que España consume. Para ello tuvo en cuenta los productos agrarios y forestales que se importan y se exportan (incluidos los cultivos industriales y para alimento animal), calculando la superficie que requieren. “La mayoría de productos de biomasa requieren grandes cantidades de tierra para su producción”, explica a la Fundación Descubre Juan Infante Amate, investigador de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla y autor principal del trabajo.

“Nuestro estudio muestra que las necesidades de tierra han crecido mucho en España, sobre todo desde 1960”, continúa Infante. “Sin embargo, durante ese período ha caído la superficie cultivada en el país”. Efectivamente, la superficie cultivada en España en el año 1960 era de 20,4 millones de hectáreas (Mha), mientras que en 2008 ocupaba 17,3 Mha, según refleja el trabajo. El cambio tecnológico, que ha multiplicado por 3 la producción por hectárea, ha permitido un ahorro de 27,1 millones de hectáreas de cultivo en España en el último siglo. Sin embargo, el aumento de la población requirió 17,6 Mha adicionales, y el cambio en la dieta 15,2. “Esos 6 millones adicionales en la demanda más lo que dejamos de cultivar aquí provienen de otros países” concluye Infante.

Las excepciones del olivar y los tomates

A partir de los sesenta se ha observado un aumento acelerado en la brecha entre la superficie cultivada dentro y fuera del país, llegando a las 22,8 Mha importadas en 2008, 7 veces más que hace 50 años. “Mediante la importación de productos agrarios de otros países lo que hacemos es ocupar virtualmente su tierra”, resume el investigador. Como consecuencia, España necesita la misma superficie cultivada fuera del país que dentro. España se ha convertido en importador neto de cultivos como cereales, frutas y verduras, mientras que sigue exportando uno de los cultivos más importantes en Andalucía, el olivar. La superficie de este cultivo aumentó en España de 1,3 a 2,4 millones de hectáreas durante el último siglo, de la que se exporta casi la mitad (1,2 Mha).

“El impacto es que nuestro modelo de consumo requiere la ocupación de más tierra, un recurso escaso y frágil a nivel global. Además, externalizar el consumo fuera del país nos hace menos soberanos en términos alimentarios. Por otro lado, esos flujos comerciales generan impactos ambientales en los países que nos exportan, como emisiones de gases de efecto invernadero, deforestación, pérdida de biodiversidad, erosión...”.

Según Infante, el caso más evidente es el de la soja que viene de Brasil: sirve para alimentar animales en España para sostener una dieta cada vez más cárnica, pero allí genera problemas como la deforestación o el desplazamiento de comunidades locales, que la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) señala como problemas de primer nivel.

El investigador de la UPO asegura que esta tendencia a ‘externalizar’ la tierra cultivada es común en países ricos con alta densidad de población, aunque también se da en países del norte de África por la aridez del clima. Este sistema también tiene ventajas desde el punto de vista de aprovechamiento del suelo ya que el comercio permite localizar la producción de manera más eficiente. Así, por ejemplo, el estudio pone de manifiesto que es ineficiente importar tomates, puesto que la productividad de este cultivo en España dobla a la de fuera. Sin embargo, Infante remarca que en este estudio sólo se cuenta el uso de suelo. “Los impactos ambientales o la eficiencia productiva deben analizarse abordando otros elementos como la fertilidad del suelo, el impacto en el clima y otras variables económicas”, subraya.

Este estudio, que cuenta con financiación del Consejo de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá y del Ministerio de Economía y Competitividad español, identifica los factores que convierten a España en un país que necesita terrenos de cultivo en el exterior y que externaliza los impactos. Esta externalización de los cultivos tiene ventajas, pero también promueve un consumo excesivo que tiene importantes impactos en los países productores. Los investigadores pretenden seguir estudiando cómo afectarían cambios tecnológicos, en la dieta o en el clima, a la demanda de tierra en los próximos años, lo que permitirá diseñar políticas agrarias y alimentarias más sostenibles.

Fuente:dicyt.com