LABORATORIO DE ANALISIS
AGROALIMENTARIO Y MEDIOAMBIENTAL

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1. Uso de Cookies

Las “cookies” constituyen una herramienta empleada por los servidores Web para almacenar y recuperar información aportada por sus usuarios. No es más que un archivo de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con información aportación de las acciones realizadas por la página.

Poseen una fecha de caducidad, que puede oscilar desde el tiempo que dure la sesión incluso una fecha futura especificada, a partir de la cual dejan de ser operativas.

Para mayor información, visite el site del Departamento de Tratamiento de la Información y Codificación dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. FITOSOIL utiliza “cookies” para la personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios.

Las “cookies” empleadas por FITOSOIL se utilizan para permitir la identificación de usuarios registrados y no pueden leer datos de su disco duro ni incluir virus en sus textos. Asimismo, FITOSOIL no puede leer las “cookies” implantadas en el disco duro del usuario desde otros servidores.

En este sentido, el usuario pode configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las “cookies” o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada “cookie” y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Para eso le sugerimos consultar la sección de ayuda de su navegador para saber cómo cambiar la configuración que actualmente emplea.

Aun cuando el usuario configurara su navegador para rechazar todas las “cookies” o rechazara expresamente las “cookies” de FITOSOIL podrá navegar por el Portal con el único inconveniente de no poder disfrutar de las funcionalidades del Portal que requieran la instalación de alguna de ellas. En cualquiera caso, el usuario podrá eliminar las “cookies” implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

Esta página web utiliza Google Analytics, un servicio de análisis de estadísticas web proporcionado por Google, Inc., una compañía de Delaware con sed principal en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), QUE 94043, Estados Unidos (“Google”). Google Analytics utiliza cookies, que son archivos de texto situados en el ordenador del usuario para ayudar al sitio web a analizar el uso que hacen los visitantes de nuestra página. La información que genera la cookie acerca del uso del website (incluyendo su dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en los servidores de Estados Unidos. Google usará esta información y nos la presentará con el propósito de hacer un seguimiento del uso que se hace de nuestra página web recompilando informes de la actividad del site.

Google podrá transmitir dicha información a terceros cuándo así se lo requiera la legislación, o cuándo terceros procesen la información por cuenta de Google. La política de privacidad de Google pode ser consultada en http://www.google.com/intl/eres/privacypolicy.html.

2. Enlaces

La página corporativa ofrece enlaces la otros Web sites que pueden resultar de su interés. Aunque FITOSOIL trata de asegurar que los web sites de terceros cumplan los estándares adecuados en seguridad, no podemos garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en protección de datos en los mismos.

FITOSOIL no asume ningún tipo de responsabilidad, ni siquiera de forma indirecta o subsidiaria, por los daños y perjuicios de toda clase que pudieran derivarse del acceso, mantenimiento, uso, calidad, licitud, fiabilidad y utilidad de los contenidos, informaciones, comunicaciones, opiniones, manifestaciones, productos y servicios existentes y ofrecidos en los sitios Web no gestionados por esta administración y que resulten accesibles a través del Portal de FITOSOIL. No obstante, esta administración se encuadra dentro del apartado a) del artículo 17 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ya que esta administración respecto a enlaces facilitados en el Web, no tienen conocimiento efectivo de que la actividad o la información a la que remite o recomienda es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

La agricultura de conservación es la técnica agrícola más efectiva contra la perdida de suelo fértil

Desde el año 2013 la Organización de Naciones Unidas dedica el 5 de diciembre de cada año a celebrar el Día Mundial del Suelo. El objetivo es concienciar a la opinión pública mundial de la importancia que tiene mantener la calidad de los suelos del planeta para la seguridad alimentaria, el buen estado de los ecosistemas y el bienestar de la humanidad. Y es que el suelo fértil del planeta es la base de la vida vegetal y de él sale el 95% de los alimentos que comemos. Sin embargo, su degradación es contante y las pérdidas de suelo no son recuperables a escala humana, por lo que es un recurso no renovable.
 
Hay que pensar que hacen falta mil años para generar solo un centímetro de suelo fértil y que, por ejemplo, por cada 16 toneladas de suelo fértil que perdemos, solo podemos general 1 tonelada. Por tanto, la única solución viable es proteger y cuidar nuestros suelos. Si a ello le sumamos que, desde la perspectiva del cambio climático, el suelo es uno de los mayores aliados para la mitigación de sus efectos ya que constituye la mayor reserva de carbono de los ecosistemas terrestres, con tres veces más carbono que la atmósfera, pues nos daremos cuenta de la importancia de cuidar nuestros suelos.
 
La agricultura y la protección del suelo
 
La agricultura es parte del problema y puede ser la solución cuando hablamos de la protección del suelo. Hoy en día es una evidencia que las técnicas agrarias basadas en el laboreo son una de las principales responsables de la degradación de los suelos, debido a que fomenta entre otros, los fenómenos de erosión, escorrentía, pérdida de materia orgánica y fertilidad natural.
 
Sin embargo, también es ya una evidencia avalada por la ciencia que la Agricultura de Conservación es una de las técnicas que ha demostrado su efectividad para mantener nuestros suelos vivos, pero siendo productivos para los agricultores. La Agricultura de Conservación es en estos momentos la alternativa más viable para el manejo sostenible del suelo y para luchar contra el cambio climático.
 
Según las investigaciones realizadas en el marco del proyecto Life+ Climagri, está demostrado que los suelos manejados bajo Agricultura de Conservación incrementaron hasta un 10,4% su contenido en carbono respecto a los suelos manejadas de manera convencional, lo que ha supuesto un incremento medio anual de 1,34 t/ha de carbono. Los resultados de este proyecto han podido estimar que si toda la superficie agrícola europea estuviera implantada bajo prácticas de Agricultura de Conservación se lograría secuestrar en el suelo el CO2 emitido por 18 millones de hogares.
 
Por todo ello, no es de extrañar que la propuesta de la Comisión Europea para la futura PAC incluye que aproximadamente el 40% del objetivo de gasto de las ayudas se destine a la mitigación del cambio climático a través de la agricultura y a la adaptación al mismo del sector agrícola. Las autoridades europeas tienen claro que apostar por técnicas agrícolas sostenibles como la Agricultura de Conservación es clave para alcanzar los compromisos adquiridos por la Unión Europea en el Acuerdo de París (enmarcado en la CMNUCC), según el cual Europa debe reducir para 2030 al menos el 40% de las emisiones en comparación con 1990.
 
En este sentido, desde la Asociación Española de Agricultura de Conservación Suelos Vivos (AEACSV), se recuerda que España es uno de los países líderes en estas técnicas y ya cuenta con más de un 8% de la superficie de cultivos extensivos gestionada con técnicas de Agricultura de Conservación y más de un 25% de los cultivos leñosos con cubiertas vegetales. Además, la apuesta por los márgenes multifuncionales en las parcelas agrícolas crece año tras año y cada vez hay más cursos de formación y concienciación de los agricultores en lo que se denomina Buenas Prácticas Agrarias, algo vital para lograr una agricultura sostenible, productiva y rentable.
 
Fuente: fyh.es