LABORATORIO DE ANALISIS
AGROALIMENTARIO Y MEDIOAMBIENTAL

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

1. Uso de Cookies

Las “cookies” constituyen una herramienta empleada por los servidores Web para almacenar y recuperar información aportada por sus usuarios. No es más que un archivo de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con información aportación de las acciones realizadas por la página.

Poseen una fecha de caducidad, que puede oscilar desde el tiempo que dure la sesión incluso una fecha futura especificada, a partir de la cual dejan de ser operativas.

Para mayor información, visite el site del Departamento de Tratamiento de la Información y Codificación dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. FITOSOIL utiliza “cookies” para la personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios.

Las “cookies” empleadas por FITOSOIL se utilizan para permitir la identificación de usuarios registrados y no pueden leer datos de su disco duro ni incluir virus en sus textos. Asimismo, FITOSOIL no puede leer las “cookies” implantadas en el disco duro del usuario desde otros servidores.

En este sentido, el usuario pode configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las “cookies” o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada “cookie” y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Para eso le sugerimos consultar la sección de ayuda de su navegador para saber cómo cambiar la configuración que actualmente emplea.

Aun cuando el usuario configurara su navegador para rechazar todas las “cookies” o rechazara expresamente las “cookies” de FITOSOIL podrá navegar por el Portal con el único inconveniente de no poder disfrutar de las funcionalidades del Portal que requieran la instalación de alguna de ellas. En cualquiera caso, el usuario podrá eliminar las “cookies” implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

Esta página web utiliza Google Analytics, un servicio de análisis de estadísticas web proporcionado por Google, Inc., una compañía de Delaware con sed principal en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), QUE 94043, Estados Unidos (“Google”). Google Analytics utiliza cookies, que son archivos de texto situados en el ordenador del usuario para ayudar al sitio web a analizar el uso que hacen los visitantes de nuestra página. La información que genera la cookie acerca del uso del website (incluyendo su dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en los servidores de Estados Unidos. Google usará esta información y nos la presentará con el propósito de hacer un seguimiento del uso que se hace de nuestra página web recompilando informes de la actividad del site.

Google podrá transmitir dicha información a terceros cuándo así se lo requiera la legislación, o cuándo terceros procesen la información por cuenta de Google. La política de privacidad de Google pode ser consultada en http://www.google.com/intl/eres/privacypolicy.html.

2. Enlaces

La página corporativa ofrece enlaces la otros Web sites que pueden resultar de su interés. Aunque FITOSOIL trata de asegurar que los web sites de terceros cumplan los estándares adecuados en seguridad, no podemos garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en protección de datos en los mismos.

FITOSOIL no asume ningún tipo de responsabilidad, ni siquiera de forma indirecta o subsidiaria, por los daños y perjuicios de toda clase que pudieran derivarse del acceso, mantenimiento, uso, calidad, licitud, fiabilidad y utilidad de los contenidos, informaciones, comunicaciones, opiniones, manifestaciones, productos y servicios existentes y ofrecidos en los sitios Web no gestionados por esta administración y que resulten accesibles a través del Portal de FITOSOIL. No obstante, esta administración se encuadra dentro del apartado a) del artículo 17 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ya que esta administración respecto a enlaces facilitados en el Web, no tienen conocimiento efectivo de que la actividad o la información a la que remite o recomienda es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización.

Trabajan para disminuir el uso de pesticidas en cultivos de tomate

Para que se desarrolle una enfermedad, deben existir tres factores: patógeno, hospedante y ambiente. “Esa interacción es fundamental, porque puede haber patógeno y ambiente predispuesto, pero sin hospedante susceptible la enfermedad no se genera”, explicó la investigadora, Verónica Felipe, de la Universidad Nacional de Villa María en Argentina. Con el objetivo de contribuir al conocimiento acerca de la inmunidad de los cultivos de tomate frente a bacterias fitopatógenas y caracterizar la respuesta vegetal inducida por microorganismos benéficos, analiza una serie de alternativas para utilizar como nuevas estrategias de control de la mancha bacteriana en el tomate a partir de la utilización de microorganismos benéficos como inductores de resistencia.

Esta investigación propone “encontrar alternativas de control de Xanthomonas vesicatoria, una de las especies causantes de mancha bacteriana que, desde el punto de vista agronómico, es la que genera grandes pérdidas en el cultivo cuando lo afecta”. Tal como comenta la investigadora, “existe un gran número de bacterias en el suelo beneficiosas para las plantas”. Por ello, el equipo de investigación trabaja en diversas líneas tendientes al desarrollo de bioinsumos.

En la obtención de los microorganismos benéficos consideraron que “aquellas plantas de tomate que se encontraban sanas podrían ser porque en la rizosfera había presencia de microorganismos generando resistencia al ataque de patógenos”. De todos modos, puede estar sana porque tenía un efecto positivo por la presencia de la bacteria o porque el patógeno no estuvo en el campo. “Para corroborarlo, lo primero que hacemos es desafiarlo con el patógeno luego de inocularlo con las bacterias que tienen efecto in vitro, y si la planta no se enfermó es porque efectivamente la bacteria produce resistencia sistémica”, remarcó.

En la actualidad, existe una tendencia internacional hacia el consumo de alimentos saludables. Esto hace que el tema elegido por Felipe no sólo sea de interés agronómico, sino también social. “El objetivo principal de la investigación es la identificación y el desarrollo de inductores biológicos capaces de activar la resistencia a los patógenos en especies vegetales de interés agronómico”, expresó.

Además, el uso de microorganismos benéficos es considerada una de las alternativas más prometedoras para la prevención y tratamiento de enfermedades de manera sustentable.

En una primera etapa experimental, realizada por Felipe en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, generaron las condiciones para que exista la enfermedad, luego de inocular al suelo con el microorganismo benéfico, y los primeros resultados indicaron que hay un control en un porcentaje de alrededor del 60 por ciento en algunos casos.

A partir de ahora continúa esta etapa experimental en los invernaderos de Villa María. Cabe destacar que en la hipótesis se plantea que las rizobacterias “reducen los niveles de mancha bacteriana causada por la Xanthomonas vesicatoria y que la actividad inmunoestimulante, desencadenada por las rizobacterias, interviene en la interacción del patógeno con el hospedador en este tejido estimulando la resistencia sistémica inducida”.

El trabajo se realizará durante dos años y es dirigido por Ana María Romero, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), y co-dirigido por el docente de la UNVM e investigador, Pablo Yaryura. El desarrollo de la investigación se lleva a cabo en el Centro de Investigaciones y Transferencia Villa María (CIT-VM), unidad de doble dependencia entre la casa de altos estudios local y el organismo nacional. (Fuente: Universidad Nacional de Villa María - Instituto de Ciencias Básicas / Argentina Investiga)

“En mi caso, estoy enfocada en el estudio del uso de microorganismos como inductores de resistencia sistémica”, puntualizó. Sobre este aspecto, amplió: “Las plantas pueden protegerse frente a patógenos mediante la activación de mecanismos de defensa, porque presentan genes que codifican numerosas armas químicas, que son eficientes e impiden o disminuyen el daño causado. Entonces, queremos ver si lo que inoculamos del suelo activa estas armas químicas”.

Para ello, estudiará nueve bacterias que fueron aisladas de un muestreo realizado en el cinturón verde de Villa María y Villa Nueva. “Son aislamientos de bacterias provenientes de la rizosfera de cultivos de tomate sanos, que fueron seleccionados para este estudio porque encontramos, in vitro, su potencial efecto antagónico frente a un amplio espectro de fitopatógenos”, detalló.

En la obtención de los microorganismos benéficos consideraron que “aquellas plantas de tomate que se encontraban sanas podrían ser porque en la rizosfera había presencia de microorganismos generando resistencia al ataque de patógenos”. De todos modos, puede estar sana porque tenía un efecto positivo por la presencia de la bacteria o porque el patógeno no estuvo en el campo. “Para corroborarlo, lo primero que hacemos es desafiarlo con el patógeno luego de inocularlo con las bacterias que tienen efecto in vitro, y si la planta no se enfermó es porque efectivamente la bacteria produce resistencia sistémica”, remarcó.

En la actualidad, existe una tendencia internacional hacia el consumo de alimentos saludables. Esto hace que el tema elegido por Felipe no sólo sea de interés agronómico, sino también social. “El objetivo principal de la investigación es la identificación y el desarrollo de inductores biológicos capaces de activar la resistencia a los patógenos en especies vegetales de interés agronómico”, expresó.

Además, el uso de microorganismos benéficos es considerada una de las alternativas más prometedoras para la prevención y tratamiento de enfermedades de manera sustentable.

En una primera etapa experimental, realizada por Felipe en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, generaron las condiciones para que exista la enfermedad, luego de inocular al suelo con el microorganismo benéfico, y los primeros resultados indicaron que hay un control en un porcentaje de alrededor del 60 por ciento en algunos casos.

A partir de ahora continúa esta etapa experimental en los invernaderos de Villa María. Cabe destacar que en la hipótesis se plantea que las rizobacterias “reducen los niveles de mancha bacteriana causada por la Xanthomonas vesicatoria y que la actividad inmunoestimulante, desencadenada por las rizobacterias, interviene en la interacción del patógeno con el hospedador en este tejido estimulando la resistencia sistémica inducida”.

El trabajo se realizará durante dos años y es dirigido por Ana María Romero, de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), y co-dirigido por el docente de la UNVM e investigador, Pablo Yaryura. El desarrollo de la investigación se lleva a cabo en el Centro de Investigaciones y Transferencia Villa María (CIT-VM), unidad de doble dependencia entre la casa de altos estudios local y el organismo nacional. (Fuente: Universidad Nacional de Villa María - Instituto de Ciencias Básicas / Argentina Investiga)

Fuente: noticiasdelaciencia.com